YA NO NOS QUEDA NI PORTUGAL


Hubo un tiempo en que, tras meterle cuatro chicharros a Dinamarca, se oía en Madrid aquello de: ‘Butragueño, presidente!’. Y yo creo que ahí empezó a desmadrarse todo, a mediados de los ochenta.

En aquellos años locos, nos metíamos de todo. Y no como ahora, que no nos dejan meternos de nada. Y, claro, le atizamos a todo lo que se menea.

Si es que vamos unos contra otros. Venga a arrearnos cachiporrazos, que parece que nos han sacado de las pinturas negras de Goya.

Si estará jodido el asunto, que ya ni podemos decir aquello que chillábamos, entre birras y petardos, en los conciertos de Siniestro Total: ‘Menos mal que nos queda Portugal’. Pues, sí, hermanos. Ya, ni eso.

Más acerca de mi percepción de este disparate llamado España.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo