TIEMPO DE PANDEMIA: NO ESPERES A QUE NADIE ESCRIBA EL LIBRO DE TU VIDA


Mi abuela Carolina, si se hubiera puesto a ello, habría escrito una gran historia. Y ahora estaría de acuerdo conmigo. Porque lo importante no es tener, sino ir contándolo. Hacer que pase una página y otra más.

Así hasta que haya tinta. Para que el relato que escribimos cada uno de nosotros aumente en capítulos y, con mucha suerte, acabe siendo una novela.

Como en botica, las hay malas, regulares y buenas. Da igual, tu historia siempre será la tuya.

La vida de cada uno es igual que un libro antiguo. Empieza siendo novedad, y tiene su momento. Si sobrevive a unas cuantas mudanzas, se asienta en un estante. Cuando te acuerdas, le quitas el polvo.

Al cabo del tiempo, llega alguien y repara en tu libro. Lo mira, lo coge. Tú, con las cubiertas ya cascadas y convertido en pergamino, estás en sus manos.

Por ello, haz lo que tengas que hacer, porque habrá un momento en que no puedas. Y entonces sólo serás un náufrago en un océano de libros.


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo