TIEMPO DE PANDEMIA: SOÑADORES, PERO ACOJONADOS


Yo es que oigo que me llaman ‘don’ y me echo a temblar. Será que la noche me confunde. Además, últimamente sueño demasiado con políticos populistas que meten la mano en mi cartera. Y todo porque me ven igual de calvorotas que Amancio Ortega. Qué sueños tan raros...

Desde luego, tengo unas pesadillas de flipar. Aunque, oye, hay otros que sueñan con monstruos. Y también quien se ve con una primitiva de seis en el bolsillo. Hasta los que se creen Clint Eastwood y resuelven, a tiros, los males del mundo.

Que sí, hay gente para todo y, a lo que iba, cuando me llaman ‘don’ me doy cuenta de que no somos nadie. Que en esta España, desconocida hasta para la madre que la parió, lo mismo vale un título ‘fake’ que un máster de pega.

Porque aquí lo único que sirve es echarle un par. Y ese don lo tienen, de verdad, sólo unos cuantos.


 

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo