GUÍA RÁPIDA PARA IDENTIFICAR TREPAS


Todos tenemos, o hemos tenido, un amigo trepa. Igual que hay unos cuantos tontainas y más de un listillo en nuestras vidas. Pues bien, el trepa es ese tío que surge de la nada y, de repente, lo tienes ahí, dando lecciones y dirigiendo el tráfico.

Hay varias clases de trepas. Está el ‘vocacional’, que es peligroso porque carece de escrúpulos. Aunque se le ve venir. Apunta maneras desde chico y se busca la vida para estudiar poco o nada. Si no se mete a político, acaba teniendo programa propio en la tele, que para el caso es lo mismo.

El ‘trepa lapa’ tiene su miga, así que estáis avisados. Va de colega, no hace más que preguntar por la familia, se preocupa por los niños, la abuela y hasta por el perro que tienes. No te lo quitas ni con agua hirviendo, hasta que le interesa, claro. Porque cuando te ha sacado el higadillo, deja de llamarte y pasas a ser un contacto bloqueado.

También está el ‘trepa zalamero’, que si puede te levanta hasta la parienta. Se trata de un trepa que va metiendo el culo, poco a poco, y cuando te das cuenta, te ha echado del sofá. Y además de la cama, se ha quedado con tu Netflix.

Hay muchas clases de trepas. Y ya hasta de varios géneros, que aquí también va llegando la igualdad. Pero a mí, el que más me toca las narices, es el ‘trepa simpático’. Ese golfo a quien invitas, te despluma y no puedes más que decir de él: ‘pero qué hijoputa más salao’.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo